Subscribe:

domingo, 16 de mayo de 2010

Chistes Feministas

El marido le pregunta a su mujer:
- ¿Querida, cuando me muera vas a llorar mucho?
- Claro, sabes que lloro por cualquier tontería....



Le pregunta el marido a su mujer:
- María, si te tocaran cien millones con la quiniela, ¿me dejarías de querer?
- No, mi vida. Pero te echaría mucho de menos...
 



¿Por qué se dice que el perro es el mejor amigo del hombre?
Porque entre animales se entienden.

Un hombre se acerca a la bibliotecaria y le pregunta:
Señorita, ¿Dónde está el libro "Hombre, un ser perfecto"?
Y ella le contesta:
Allá al fondo, en la categoría de ciencia-ficción.

¿En qué se parecen los hombres a los chicles?
Entre más los pisoteas, más se pegan.

Los hombres son como los músicos: Vienen, tocan y se van.



¿Por qué sólo el 10% de los hombres llegan al cielo?
Porque si todos fueran, sería el infierno.

¿Por qué la mayoría de las mujeres maneja mal?
Porque todos los instructores de manejo son hombres.

¿Por qué a los hombres les gustan tanto los autos y las motos?
Porque son lo único que pueden manejar.

Dos amigas hablando:
María, ¿qué me das por mi marido?
Nada.
¡Trato hecho!

¿Por qué Dios hizo primero al hombre y después a la mujer?
Porque los experimentos primero se hacen con ratas y luego en seres humanos.

Cigüeñas




Una cigüeña esta en su nido con su hijo, que esta llorando:
- Mamá, mamá, buah, ¿Dónde está papá, snif?
- Hijo, tranquilízate, no pasa nada, esta haciendo feliz a la panadera llevándola un niño.

La noche siguiente es el padre el que esta solo en el nido con la cría, que esta llorando otra vez.
- ¡Buah, papá, papá, buah, dónde esta mamá...!
- Deja de llorar, chico, si no pasa nada, se ha ido a llevar alegría a casa del alcalde...

La siguiente noche, el padre y la madre están preocupadísimos en el nido esperando al pollo, que aparece con cara alegre.
- Pero bueno, ¿Qué pasa, dónde estabas?
- Nada, no pasa nada, le estaba dando un susto a una estudiante...

Chistes de viejitos



Esto es una abuela que nunca se había montado en un coche, y ese día el nieto se ofrece llevarla a la capital. En eso que se monta y ve que el nieto, mueve el palo del cambio de marchas constantemente, y la abuela le dice: (Haciendo el gesto de coger el cambio de marchas) 
- Tú hijo mío conduce que la gasolina ya la remuevo yo. 

Una vieja y un viejo van a un matrimonio y ven una mesa llena de comida. En eso, la vieja le dice al viejo:
- Mi amor cuando te miro siento un pequeño calorcito en el pecho.
A lo que el viejo replica:
- Vieja saca las pechugas de la sopa.

Llega un viejo a la consulta del médico, y le dice:
- Doctor, vengo para que me baje el poder sexual.

Y el doctor le contesta:
- Señor, a sus años su poder sexual esta solo en su mente.
- Si, ya lo sé, ¡por eso quiero que me lo baje a su lugar, a donde debe de estar!

Llega una viejita a la farmacia y le pregunta al farmacéutico:
- Joven, ¿qué tiene para las canas?
A lo que el encargado dice: 
- Un gran respeto señora, un gran respeto. 

Dos señoras mayores, de unos 75 años se juntaron la tarde del 24 de Diciembre para festejar la navidad. Una de ellas se acerca a la heladera para sacar la leche, y le dice a la otra:
- Esta leche no está buena, y la otra le responde:
- Sí, y mañana es navidad.

Resulta que iba un ancianito a una farmacia y pide una pastilla de viagra. El farmacéutico le dice:
- Usted necesita todo el frasco.
Y el ancianito le contesta:
- Oiga, que yo sólo quiero para orinar.

Se encuentran dos amigos y dice uno:
- No sé qué hacer con mi bisabuelo, se come las uñas todo el tiempo.
- Al mío le pasa igual, y le quité la maña en un momento.
- ¿Cómo? ¿Le amarraste las manos?
- No, le escondí los dientes. 

Dos viejitos se casan, ella con 90 años recién cumplidos y él pasando la centena. La noche de bodas el viejo se acuesta para leer el periódico, y la vieja se mete al baño. Al rato, sale desnuda y el viejo que la ve grita: “¿Qué es estoo?
Y la vieja replica: "Es que estoy en traje de Eva”.
A lo que el viejo comenta: “Mande a plancharlo pues".

Va un viejito al médico y le dice:
- Doctor, estoy preocupado porque tengo 100 años y todavía ando persiguiendo muchachas.
- Pues eso sí que es un caso insólito, pero dígame en qué quiere que le ayude, qué es lo que le preocupa de eso.
- Pues que las ando persiguiendo pero ya no me acuerdo para qué. 

Se encontraba una pareja de viejitos. La viejita le dice a su esposo:
- Mi amor, cuando yo me muera, ¿tú vas a llorar? El viejito le responde:
- Claro mi amor, si tu sabes que yo lloro por cualquier cosa.