Subscribe:

jueves, 11 de septiembre de 2014

Notas de humor, Queda poco por decidir

Carlos Castellá El Mayor Premio de Japón ha tenido poca historia, o muy breve. Una vez más los Red Bull han copado el pódium, han hecho un más que discutible doblete y sólo Romain Grosjean, quien lo iba a decir, ha animado la carrera. Jamás he sido amigo de defender conspiraciones gratuitas cuyo único fin es tergiversar los hechos para adecuarlos a la verdad que conviene al conspirador. Pero es obvio que hoy Red Bull ha hecho un cambio estratégico cuya única finalidad era que Vettel quedara delante de Mark Webber. No es muy criticable que un equipo haga eso, juego de equipo y supongo que en próximas carreras veremos a Sebastian Vettel ganando el título y a Mark Webber ganando las dos carreras que le faltan; la del ?multi 21? y esta, ya que una se la quitó Vettel y la otra se la ha quitado hoy el equipo. Cierto también que estaban en Japón, sede de uno de sus patrocinadores (Infiniti) y por tanto era significativo ganar la carrera y por ello, ante la inesperada ?intromisión? de Grosjean, jugaran las dos cartas para estar seguros de batir al francés, pero teniendo en cuenta su superioridad, un escaso más de ?fair play? no les habría costado nada. Si, ya se que el argumento es que una vez más Webber ha salido mal y se ha dejado hurtar la cartera por Grosjean, pero es que el francés ha hecho lo mismo con Vettel, también salía detrás suyo y también le ha superado. Por tanto decir que le han cambiado la estrategia a Webber para que superara a Grosjean cuando Vettel no sólo iba también detrás, sino aún más atrás, me hace opinar que era con él con quien había que arriesgar y exponerle a una estrategia de tres paradas, no a Webber, que al final ha sido el único de los punteros que lo ha hecho. Pero Red Bull aparte, hay que realizar pública mención de Grosjean, un piloto que escaso a escaso ha ido mejorando, ha sabido aprender de sus yerros y ahora, parece que algo ?liberado? de Raikkonen, está dando lo mejor de si mismo. Esperemos que el francés siga por ese sendero y los Lotus mantengan su competitividad, ya que parecen haber usurpado a Ferrari y Mercedes el papel de perseguidores de los RB. Ferrari ha hecho otra vez un pobre papel y una vez más ha sido Fernando Alonso quien ha salvado los pocos muebles que aún quedan por salvar. Pero el asturiano hasta falló en clasificación, lo que evidencia una alguna desmotivación lógica y comprensible. Después ha hecho una carrera ya típica de él, remontado hasta el cuarto lugar, lo que retrasa una carrera más el ineludible victoria de Vettel en el campeonato. Que a Massa le caiga un DT por sobrante de velocidad en el pit lane es un yerro más en su larga cuenta de despropósitos. Los Mercedes han pasado desapercibidos y otra vez los Sauber han hecho una mayor carrera y esta vez asimismo los dos. De Hulkenberg ya no nos extraña, pero hoy Esteban Gutiérrez ha conseguido ese fruto que estaba buscando en las últimas carreras tras meterse dos veces en la Q3. Paradójicamente ha sido en esta, donde salía desde más atrás, donde ha podido lustrar y conseguir sus primeros puntos, largamente buscados y hoy alcanzados con todo merecimiento. Mención especial necesitan los aficionados japoneses, sin duda de los mejores del mundial, capaces de llenar las tribunas de objetivo ¡el jueves! y de tener una mayor cultura automovilista, algo que debería ser una lección para Ecclestone, hay que llevar a la Fórmula 1 allá donde estén los aficionados, los verdaderos seguidores, los apasionados y no a circuitos donde las gradas vacías son la tónica dominante.

0 comentarios:

Publicar un comentario